<idietro

Entre Italia y América está Venezuela: el italiano vivo de la comunidad y las escuelas italo-venezolanas

Discorso d'apertura del PIDIVe, Primo incontro degli italianisti venezuelani, tenuto dal Prof. Alessandro Baldi il 17 luglio 2003, USB, Sartenejas.

ADIVe Associazione degli Italianisti Venezuelani

 

Señor Rector, Señor Embajador, autoridades académicas, autoridades diplomáticas, amigos todos,
es un gran honor prestar mis palabras para presentarles a nombre de la organización el Primer encuentro de los Italianistas venezolanos. Voy a hacerlo compartiendo con ustedes unas reflexiones que nos han acompañado mientras preparábamos el evento, cuando nos preguntábamos porqué queríamos un encuentro de este tipo (y porqué ustedes deberían haber respondido tan calurosamente como lo han hecho).

Venezuela fue quizás la meta del flujo migratorio más fuerte desde Italia en la segunda posguerra y e muy interesante observar como en este País se produjeron fenómenos que ya se habían manifestado a lo largo del siglo XIX cuando se consideraba Nueva York, Buenos Aires y otras capitales del mundo lugares de libertades y oportunidades con los cuales miles de italianos soñaban durante años.

A menudo estas ciudades que acogían otros miles de inmigrantes procedentes de otras naciones europeas y que se convertían en lugares cosmopolitas alimentaban en el imaginario colectivo la idea mítica de una América idílica que poco tenia que ver con la complejidad y la peculiaridad de un proceso de adaptación e integración que siempre se distinguió por una gran voluntad de conservar las costumbres seculares que procedían de las comunidades originarias, costumbres que a menudo las comunidades anfitrionas las adoptaban.

Entre los hechos que mejor atestiguan este profundo intercambio destacan las escuelas italianas y los prestamos lingüísticos por un lado, por el otro la comida y el consumo de bienes producidos en el País por italianos o importados directamente de Italia. Por ejemplo, en Venezuela funcionan muchas escuelas italianas que nacieron para satisfacer las exigencias de quienes querían que en la educación de sus hijos no faltase el italiano, pero acaban siendo elegidas por un número considerable de venezolanos. El italiano hoy en día se enseña en numerosas instituciones en todo el País y la enseñanza y el aprendizaje del italiano es un fenómeno que ya hace años transciende la comunidad italiana.

Esa es la razón principal de un encuentro como este y la que nos sugiere que los tiempos son propicios para la constitución de una asociación que recoja a todas las personas que estén involucradas en el estudio, la enseñanza, la conservación y la difusión de la lengua y la cultura italiana alrededor de proyectos de investigación, de actualización, de capacitación y de divulgación. Una asociación capaz de producir conocimiento y de ser la referencia para quien quiera documentarse sobre las actividades que se desarrollan en Venezuela en relación con el italiano.


Dicho esto y para entrar en el tema del encuentro quiero compartir con ustedes otra reflexión que nos acompañó durante su organización y determinó su titulo.

El aprendizaje de un idioma extranjero es una experiencia única, la oportunidad para vivir la emoción que divisamos en un niño que conoce el mundo nombrando las cosas que lo componen. Al mismo tiempo es una ocasión para mirar el mundo desde otro punto de vista, volverlo a interpretar mediante las palabras que el nuevo idioma nos brinda y quizás entenderlo mejor…

Enseñar un idioma extranjero también es una experiencia única: es acompañar al aprendiz en un viaje al descubrimiento de sonidos, palabras y culturas ricas de diferencias, pero en el fondo muy similares en su anhelo de llenar de sentido la existencia. Es revivir, curso tras curso, la emoción de iniciar unas personas a la reflexión sobre el universo de los sonidos, del sentido, del significado de las reglas y de sus excepciones. Pero es también vivir la frustración de no conseguir los objetivos que se establecieron, frustración que se hace más aguda en una época donde las nuevas tecnologías lo prometen todo.

Por eso el Primer encuentro de los italianistas venezolanos será centrado sobre la figura del docente, porque reconocemos la necesidad de redefinir identidad y su papel en la relación compleja enseñanza/aprendizaje. De hecho, para alcanzar el objetivo de dialogar más efectivamente con nuestros alumnos para conseguir entender mejor sus necesidades y brindarles un servicio educativo y formativo adecuado a los requerimientos actuales; para adecuarnos a las más recientes teorías según las cuales el alumno se encuentra en el centro del proceso de enseñanza/aprendizaje; es decir, para lograr un cambio de paradigma tenemos que empezar por una profunda reflexión sobre la función tradicional del docente, sobre sus limitaciones, sobre los retos que le imponen los nuevos tiempos. Pero la reflexión más importante será la que nos aclare las causas que impiden que se alcancen los objetivos fijados. Todos sabemos que éstas son múltiples, variadas y la solución de muchas de ellas no está al alcance del docente. Al mismo tiempo, y puesto que por algún lado hay que empezar, es bueno recordar que el precio ineludible de la libertad de ejercicio de la noble profesión de la docencia es la constante superación profesional.

Para superarse cualquier profesional necesita nuevos modelos en los cuales inspirarse y nuestros invitados han venido a visitarnos de Italia para eso. Son unos investigadores que nos hablarán de cómo en consecuencia de la formación de la Unión Europea hubo que enfrentarse al apasionante problema de integrar el Viejo Continente no solo económicamente y políticamente sino también lingüísticamente. Nos hablarán de los temas inherentes al punto de vista del docente comprometido en la solución del problema muy complejo de traducir en practicas cotidianas unos designios muy fascinantes. Todos han dedicados sus vidas a la tarea de encontrar soluciones a problemas cuya naturaleza es cambiante y estrictamente relacionados con el contexto ambiental. De su parte no llegarán respuestas definitivas a problemas que nosotros debemos asumir y abordar en primera persona con orgullo profesional, puesto que son peculiares de nuestro contexto educativo y nadie mejor que nosotros podremos encontrar soluciones definitivas.

Por parte venezolana, además de aportar una contribución original a la investigación relacionada con la docencia, coadyuvados por los invitados italianos, docentes que trabajan en universidades locales darán comienzo al “Laboratorio permanente d’italiano” en el cual se quiere practicar la forma constructiva y cooperativa de trabajo sobre problemas concretos de la enseñanza del italiano como lengua extranjera que caracterizará la “Asociación de los Itlainistas Venezolanos”. Docentes que proceden de diferentes Instituciones y Estados del País nos comunicarán sus reflexiones inherentes a sus problemáticas y a la forma peculiar de encontrarle solución.

Antes de concluir e introducir al primero de los ponentes quisiera destacar dos cosas que nos parecen especialmente interesantes y que matizan este evento: no solamente hablaremos de docentes y por ende de estudiantes sino que también escucharemos estudiantes hablándonos de su percepción del proceso de enseñanza/aprendizaje, de los logros conseguidos reinterpretando el trabajo desarrollado en el aula y posiblemente diciéndonos explícitamente que se esperan de nosotros.

 

<idietro