<indietro

Hugo Pratt y El Corto Maltés por Amir Daou

Introducción


El objetivo de este trabajo es dar a conocer un poco sobre la vida de Hugo Pratt y su gran creación el Corto Maltés. Corto Maltés es un personaje mítico que con el tiempo se ha convertido en el arquetipo de aventurero romántico. Fue creado por el guionista y dibujante italiano Hugo Pratt en 1967, quien se definía a sí mismo como "un novelista, un tipo que hace literatura, un fabulador que escribe con dibujos" y quien falleció en agosto de 1995, a los 68 años. Su personal concepción del lenguaje del cómic la exponía con claridad: "La imagen es mejor retenida por el lector que un montón de descripciones escritas. Yo hago ver las descripciones, las dibujo. El diálogo queda igual en un libro que en una historieta. Yo me considero un dialoguista que dibuja".

Introducción


El objetivo de este trabajo es dar a conocer un poco sobre la vida de Hugo Pratt y su gran creación el Corto Maltés. Corto Maltés es un personaje mítico que con el tiempo se ha convertido en el arquetipo de aventurero romántico. Fue creado por el guionista y dibujante italiano Hugo Pratt en 1967, quien se definía a sí mismo como "un novelista, un tipo que hace literatura, un fabulador que escribe con dibujos" y quien falleció en agosto de 1995, a los 68 años. Su personal concepción del lenguaje del cómic la exponía con claridad: "La imagen es mejor retenida por el lector que un montón de descripciones escritas. Yo hago ver las descripciones, las dibujo. El diálogo queda igual en un libro que en una historieta. Yo me considero un dialoguista que dibuja".


Biografía de Hugo Pratt


Hugo Pratt nació el 15 de junio de 1927 en Rímini, Italia, pero se crió y estudió en Venecia. En Etiopía, con solo 14 años, se enrola en la policía local, y paralelamente, traba amistad con los indígenas, algo que recreará explícitamente en Ana de la Jungla e implícitamente en todas sus historias posteriores, donde remarca su gran respeto y casi admiración por las distintas culturas. Finalmente, en 1944, se pasa a las fuerzas aliadas, terminando la guerra en el bando triunfador.
Con 17 años regresa a Venecia repatriado por la cruz roja. En ese momento, ya es un apasionado de los Comics norteamericanos,por lo que forma el grupo "Venecia" junto a sus amigos Ongaro, Mario Faustinelli y Dino Battaglia, con el objetivo de realizar historietas al estilo americano y que hicieran a la juventud conectarse con los grandes autores de aventuras (desde Homero hasta Kipling, pasando por Conrad, Melville, Stevenson y Jack London).
En 1945 publica su primera historieta, Asso di pícche ( As de pic), y en 1949 hace Junglemen con guión de Ongaro. Al año siguiente, el grupo viaja a la Argentina contratado por Editorial Abril, que ya editaba el material Italiano.
Cuando en 1956 se va a Editorial Frontera, donde crea Ernie Pike para el número 1 de Hora Cero, cuya tapa era de Pratt, y Ticonderoga (1957). Es bueno remarcar que luego de su partida de Ernie Pike, Alberto Breccia se hace cargo del dibujo, siendo una historieta en la que trabajaron, según algunos, los tres más grandes historietistas que hubo.
En 1959 hace su primera historieta integral, Ann y Dan (o Ana de la jungla), a la que sigue Capitán Cormoranty Wheeling (1961), mientras hace historietas bélicas para Inglaterra. Deambula por América y recala en Italia en 1963. Dibuja adaptaciones y series en Corriere dei Piccoli e ilustra cuentos para chicos, hasta que en 1967 -a los cuarenta años- funda la revista Sargento Kirk con el editor Ivaldi, de Génova, y mientras republica material del período argentino, comienza la saga de La balada del Mar Salado, donde aparece por primera vez Corto Maltés.
Dos años después crea Los Escorpiones del Desierto y entre 1970 y 1973 publica en el semanario francés "Pif" una serie de 21 episodios de 20 páginas del Corto que lo llevan a la fama y al reconocimiento. Luego, estos episodios serían recopilados en cuatro libros: Bajo el signo de Capricornio, Corto: Siempre un poco más lejos, las Célticas y Las etiópicas.
En los años setenta y hasta principio de los noventa dibuja y escribe las largas sagas del Corto, (desde Corto Maltés en Siberia hasta Mû). En 1983 forma equipo con Milo Manara, un gran historietista, muchas veces reconocido más por sus historietas eróticas que por su capacidad creativa. Manara siempre consideró a Pratt su gran maestro (incluso hizo un unitario titulado Dedicado a Corto Maltés, que es una de las máximas demostraciones de admiración que se hayan visto, aparte de ser un trabajo impecable). Juntos harán Verano Indio, y volverán a trabajar juntos en El Gaucho (1995).

Durante su vida, Pratt recorrió el mundo entero, algo que se nota en sus obras, porque, a pesar de que sus trabajos de investigación previos a la realización de una historia son extensísimos y muy detallistas, se nota un conocimiento directo de los espacios que trabaja (Ver al Corto Maltés caminando por las mismas calles de Buenos Aires - o de Venecia- que unos circulan hoy, nos da la sensación de que se narran momentos que realmente existieron). Pratt se enamoraba de los lugares que conocía, queriéndolo mostrárselos al mundo. Por ejemplo, Las Helvéticas, la publica mientras vive en Suiza, homenajeando, por un lado, la mitología helvética, a von Eschenbach y a Herman Hesse.


Por un lado, Pratt nos "invita" a sus historias con las introducciones, pero por otro lado es cierto que sin las introducciones, a veces entenderíamos poco y nada. Él sabe que en general su público conoce muy poco sobre Turquistán o sobre la formación del Estado de Turquía, sin embargo, logra introducirnos en esa realidad para contarnos la historia que él quiere contar.
Las historias de Pratt están situadas en el mundo real, son situaciones que podrían suceder tranquilamente (en realidad algunas no tanto). Son historias que suceden en un lugar real, en un tiempo real y determinado. Y estas historias son paralelas. No paralelas temporalmente, Corto Maltés muere aparentemente en la Guerra Civil Española, mientras que Los escorpiones del desierto está situada en la Segunda Guerra mundial, por dar solo un ejemplo. Pero es siempre el mismo mundo, el mismo universo. Cush tiene su propio capítulo en Los escorpiones... titulado, justamente El oro de Cush, donde incluso menciona la muerte de Corto Maltés. Svend, de El aventurero del caribe, es una versión primitiva del Corto, como también lo es O'Hara, personaje que termina robando todo el protagonismo en Ann y Dan, pero no hubiera sido sorpresivo si Pratt hubiese decidido juntarlos en una misma historia. Pratt cuenta historias de la vida, y cuando tienen dosis fantasiosas, estas son solo alimentadas por mitos y leyendas reales, nunca inventadas.
Finalmente, después de vivir en Italia, Etiopía, Argentina, Brasil, Francia, y de haber recibido el premio Phoenix a la mejor historieta de aventuras, y el Yellow Kid (el máximo premio para un historietista), se asentó en Lausana, Suiza, donde murió el 20 de agosto de 1995, . Posteriormente a su muerte, se publicaron los álbumes El último vuelo, Bajo un cielo lejano y Morgan.

Historia de Corto Maltés
Todo empieza con una gitana de Sevilla y un Marino inglés que se conocen en Gibraltar. Allí se enamoran uniendo dos estirpes adversas y sumamente ricas en sus raíces, y el fruto de este amor es un niño llamado Corto Maltés que nace en Malta el 17 de julio de 1887. Muy pronto, la gitana y su hijo se transportan a Córdoba, una ciudad donde desde hace siglos convergen las culturas árabes, judía y cristiana. Corto crece absorbiendo las tradiciones de todos estos pueblos, aparte de estudiar el Talmud, el Zohar y la Cábala,es instruido por el rabino Ezra Toledano. Según el propio Corto, de aquí surge su pasión por los signos y lo misterioso.

Uno de los hechos más significativos de su infancia es que un día llegó a su casa y su madre estaba con una gitana amiga. La gitana quiso leerle la mano al niño, pero se asustó al ver que éste no tenía línea de la fortuna. Corto Maltés se lo tomó de un modo mucho más calmo, y se dirigió al baño, donde utilizó una de las navajas de su padre y se hizo él mismo una línea de la fortuna a su gusto.
Pero Corto Maltés necesitaba conocer más allá de Córdoba, por lo que se lanzó a recorrer el mundo. Comenzó yendo a Egipto para hacer una entrega a un alumno de Ezra Toledano. Ahí consiguió un mapa para encontrar el tesoro del Rey Salomón.
A fines de 1904 llega a Manchuria, en plena guerra Ruso-Japonesa. Corto traba aquí amistad con un norteamericano en ese entonces desconocido: Jack London. London le pide que ayude a escapar a un desertor amigo suyo, y así es como Corto conoce a Rasputín.
Juntos se escapan en un barco con destino a África, teniendo Corto la esperanza de ir a dar con el tesoro del Rey Salomón, pero la tripulación se amotina y los abandonan en un bote. Son rescatados por un barco carguero y terminan en Valparaíso, Chile. Corto y Rasputín cruzan la cordillera y llegan a Argentina, donde se ven en la necesidad de buscar algún medio que les permita sobrevivir, ya que se encuentran sin un solo centavo. Es así que en la Patagonia, en 1906, conocen a Butch Cassidy y su banda de Cuatreros, Sundance Kid y su mujer Etta Place. Después de estar un tiempo en compañía de estos, regresa brevemente a Italia para volver a Buenos Aires al poco tiempo.
Cuando volvemos a tener noticias de Corto Maltés es en el año 1913, aunque sabemos que desde 1908 anduvo por Italia, México, Marsella, Túnez, las Antillas, Nueva Orleáns, India y China. En los meses previos a la primera guerra mundial, Corto Maltés se desenvolvía como pirata bajo el mando del Monje, un misterioso personaje que gobernaba en Escondida, una isla oculta de los mapas y con influencia en casi todo lo que pasaba en el pacífico. Corto era el capitán de su propio barco, pero la tripulación se amotinó para quedarse con el armamento que llevaban y poder dedicarse así a la piratería en menor escala. Corto Maltés se ve abandonado en el medio del pacífico, pero no tarda mucho en ser rescatado, el primero de noviembre de 1913, por su viejo amigo Rasputín, quien también trabajaba para El Monje.
Cuando Corto Maltés fue rescatado por la embarcación de Rasputín, se encuentra con dos muchachos que habían sido rescatados poco antes, Pandora y Caín Groovesnore, los cuales representaban para Rasputín una gran suma de dinero a cambio de su rescate. La misión que debían cumplir era la de conseguir carbón para el ejercito alemán, que a través del almirante Von Speeke conseguían los bienes del modo que fuera, aunque éste fuera haciendo trato con piratas.

Finalmente, una vez instalados en Escondida, las fuerzas aliadas dan con la isla ya que Pandora logra huir acompañado de Tarao, un muchacho Maorí que se encontraba con ellos. El Monje logró escapar poco tiempo antes de que las tropas encontraran la isla. Aquí se revela la terrible historia de la familia Groovesnore y el origen del Monje, lo que le permite a Corto Maltés liberarse de cualquier cargo que pudiera haber contra él. El 19 de enero de 1915 Corto se lleva consigo a Rasputín, y juntos ponen rumbo a Pitcairn, para encontrarse con el Monje y Taki Jap, otro integrante del grupo y viejo amigo de Rasputín.
La asociación se divide y el Corto y Rasputín se dirigen a América. Recorren juntos gran parte de Latinoamérica y se dividen en Panamá. Corto decide instalarse en Paramaribo, en la pensión de Madame Java, donde conoce al profesor Steiner, amigo de Sigmund Freud y Herman Hesse, y a Tristán Bantam, que vino a América en busca de su media hermana, Morgana Dias do Santos Bantam. Juntos Van al encuentro de Morgana, y a través de ella conocen a Boca Dorada, una sacerdotisa milenaria que confesaba haber conocido a la abuela del Corto.
En este período Corto vive aventuras donde ayuda a los cangaçeiros brasileros, busca tesoros, se reencuentra con Rasputín, hace caer alemanes que buscan carbón para la guerra, pierde la memoria por culpa de una gaviota y luego la recupera ingiriendo hongos alucinógenos, mientras va recorriendo gran parte de Latinoamérica.
Después el Corto regresa a Venecia, donde buscando la Séptima Ciudad de Cibola desmantela la trampa del Ángel de la ventana de Oriente y dirige un grupo de renegados de la guerra para hacerse con el oro de la realeza montenegrina. Luego viaja a Irlanda para colaborar con un amigo revolucionario, que termina siendo un traidor, y parte a Inglaterra, donde en Stonehenge los hadas y Merlín lo eligen como el encargado de salvar el castillo del Rey Arturo en un Sueño de una mañana de invierno, tiene una aventura teatralizada y finalmente no hace absolutamente nada ante el barón rojo del ejército alemán, Manfred von Richtofen.. A esto le siguen sus aventuras africanas, donde en Yemen ayuda a su amigo Cush.
Corto Maltés vuelve a encontrarse con Rasputín. Esta vez se dirigen a Oriente, para robar el oro del viejo Zar en una misión encargada por las Linternas Rojas, pero luego de lidiar con muchísimos bandos que tienen las mismas intenciones, terminan con las manos vacías y hospitalizados.
Su siguiente aventura lo lleva a Venecia por tercera vez, esta vez a buscar la Clavícula de Salomón, de la que cuenta su existencia una carta que recibió de su amigo el Barón Corvo. Corto se ve enredado en los problemas existentes entre los masones y una joven Italia fascista, sin faltar jóvenes locas que creen ser la reencarnación de antiguas diosas griegas, gente que intenta matarlo, enamorados, tinteros con la cara de Alberto Breccia, y todos los componentes necesarios para que una historia con seres humanos pueda convertirse en una fábula. Los objetivos alcanzados por Corto Maltés no difieren demasiado cada vez que intenta dar con un tesoro, y esta vez no es la excepción, siempre y cuando el objetivo sea encontrar el tesoro y no disfrutar de la búsqueda. Si al final Corto logra encontrar la Clavícula, es exactamente por lo que él ldice: "Estas cosas solo suceden en Venecia".
Sólo Rasputín sabe cuáles son las razones que lo llevan a estar preso Turquistán en una de las prisiones más terribles del mundo, La Casa Dorada de Samarcanda. Pero no tiene mucho de que preocuparse. Mientras sobrevive robándole el pan a su compañero de celda, Corto Maltés busca el medio para rescatarlo, al tiempo que debe explicar por todos los medios posibles que él no es Chevket Pachá, un sanguinario líder turco con el que mantiene un gran parecido. Corto inicia una viaje hacia oriente buscando el tesoro de Alejandro Magno, aunque piensa, en el camino, rescatar a Rasputín, y seguir juntos en una nueva aventura. Pero cundo el Corto llega a donde cree que encontrará a Rasputín, se entera de que su amigo ruso ya se había liberado por sus propios medios, y está trabajando para el mismísimo Chevket. Corto, Rasputín, y otros que se fueron sumando a la compañía en el camino, deciden abandonar ese paraje hostil, y emprenden camino a oriente, para buscar el gran oro.
El Corto vuelve a Argentina, esta vez a buscar a Louise Brooks, una amiga que conoció la última vez que estuvo en Venecia. Pero Cuando llega a Buenos Aires, se entera de que su amiga fue muerta, y de que su hija está a cargo de una familia importante de la zona norte. Corto investiga la causa de la muerte de su amiga y se reencuentra con viejas amistades, como Butch Cassidy y Esmeralda, quien finalmente se lleva a Manía (la hija de Louise) a Venecia. (Posteriormente, esta chica dará a luz a Valentina, el personaje de Guido Crepax).
Nos encontramos en Suiza en el año 1924 y el profesor Jeremiah Steiner, acompañado por Corto Maltés se dirige a casa de su amigo Herman Hesse. Allí los recibe Klingsor, un joven de unos once años que demuestra conocer muchas cosas que poca gente conoce a su edad. Cuando le dice a Corto Maltés que en realidad es Herman Hesse, Corto no logra creerlo, y desconfía de la mitología helvética. Su incredibilidad hace que esta proyección del pensamiento de Herman Hesse se vea reducida a una simple figura, y los intentos de todos los personajes mitológicos de lograr que el Corto se interne en ese mundo fantástico parecen ser inútiles.
Sin embargo, a la noche, en la pensión Morfeo, Corto decide hacer caso a lo que le dijeron lo mitos helvéticos en casa de Hesse y sigue los pasos que le indicaron, leyendo el mismo renglón en un libro (que resulta ser Parcival, de Wolfram von Eschenbach) hasta que este pierda sentido. Logra así sumergirse en un mundo fantástico, dónde se ve reflejado a si mismo en un espantapájaros. Corto se ve en la necesidad de ir a buscar el Santo Grial para poder regresar al mundo que él considera el "normal", ya que se da cuenta que las simples ganas de despertarse no funcionan. Pero tiene el impropicio de beber del Santo Grial una vez que lo encuentra, y eso le vale un juicio infernal, donde él único que lo defiende es su nuevo amigo Parcival, y es acusado por una horda de pecadores históricos, entre ellos su amigo Rasputín, a pesar de no estar muerto. Sin embargo, las declaraciones de los distintos seres que fue conociendo a lo largo de este viaje onírico (ogros gorilas, esqueletos bailantes, rosas alquímicas, la misma muerte, y hasta incluso castillos parlantes) logran salvarlo y la muerte le hace un regalo un tanto complicado.
Corto vuelve de este viaje cambiado, casi rejuvenecido, y así se lo hacen notar Steiner y Hesse.

Para 1925 Levi Colombia invita al Corto a buscar el continente perdido de Mû. El Corto, junto a Rasputín, bajan a las profundidades del pacífico, y se enteran de la verdadera historia de los continentes perdidos y el origen de la humanidad.
Lo último que sabemos de Corto Maltés lo sabemos a través de palabras de su amigo Cush, cuando dice que el Corto desapareció en la guerra civil española, aunque, según una carta de Pandora que se nombra en la introducción de La Balada del Mar Salado, sabemos que el corto estuvo avanzado el siglo XX, viviendo en Inglaterra


Álbumes del Corto Maltés

Ordenados cronológicamente según la vida de Corto


"La juventud"
El joven Corto, ávido de aventuras, viaja hasta el Extremo Oriento, que se encuentra convulsionado por la guerra. Como en una premonición de lo que será su vida futura, la aventura y la acción se suceden en este álbum. Especial interés tiene la aparición del imprescindible Rasputín, irreconocible sin su inseparable barba.


"La balada del mar salado"
Es en los mares del Sur donde descubrimos por primera vez a Corto, involucrado en una misteriosa organización criminal capitaneada por el Monje. Paisajes impresionantes, gran galería de personajes, guión impecable y el trazo maestro de Pratt hacen que "La balada" sea un clásico indiscutible del cómic europeo.

"Bajo el signo de Capricornio"
o "El secreto de Tristán Bantam"
o "Cita en Bahía"
o "Samba con Tiro-Fijo"
o "Un águila en la jungla"
o "Volveremos a hablar de aquellos aventureros"
o "Por culpa de una gaviota"


"Siempre un poco más lejos"
o "Cabezas y hongos"
o "La conga de las bananas"
o "Vudú por el presidente"
o "La laguna de los hermosos sueños"
o "Abuelos y leyendas"


"Las Célticas"
Constituidos por:
o "El ángel de la ventana de Oriente"
o "Bajo la bandera del oro"
o "Concierto en Do menor para arpa y nitroglicerina"
o "El sueño de una mañana de invierno"
o "En el tinglado de la antigua farsa"
o "Vino de Borgoña y rosas de picardía"


"Las Etiópicas"
Constituidos por:
o "En el nombre de Alá el compasivo y misericordioso"
o "El último disparo"
o "De otros Romeos y de otras Julietas"
o "Leopardos"


"Corto Maltés en Siberia"
En las calles de Hong Kong, Corto reencuentra Rasputín y con él inicia la frenética persecución de un tren cargado con el oro de los zares, con no pocos pretendientes. En las estepas del Asia Central tendrá lugar una historia que nos regalará personajes míticos en el universo Corto como la duquesa Marina Seminova o el barón Ungern Sternberg. Las traiciones se suceden en la carrera para obtener el oro, que terminará en un final sorprendente.


"Fábula de Venecia"
La ciudad natal de Pratt por fuerza tenía que ser el escenario de una de las aventuras de Corto. La búsqueda de la "clavícula de Salomón", una legendaria esmeralda, sirve como excusa para tejer una fascinante historia ambientada en la ciudad de los canales. La masonería, las ciencias ocultas, fascistas y gatos se mezclan en este relato mágico donde terminan por confundirse el sueño y la realidad. La noche de Venecia permitirá a Pratt realizar viñetas de enorme belleza, un auténtico regalo para la vista.


"La casa dorada de Samarkanda"
Uno de los mejores álbumes de Corto Maltés sin ninguna duda. El encarcelamiento de Rasputín en la prisión que da nombre al libro (además de la búsqueda del inevitable tesoro, en este caso el oro de Alejandro) lleva Corto a una Asia Menor inmersa en la lucha entre los movimientos nacionalistas turcos y el ejército rojo. Allí vivirá un espectacular viaje a través de los pueblos asiáticos y de los sentimientos humanos.


"Tango"
Corto deja a un lado los paisajes exóticos y llega a Buenos Aires para buscar la hija de Looise Brookzowyc, muerta a manos de la organización criminal "Varsovia". Allí encontrará la animadversión de las mafias, la policía y los grandes patronos de la alta sociedad, y se reencontrará con compañeros del pasado.


"Las helvéticas"
Acompañando al profesor Steiner a visitar un amigo, Corto llega a los pies de los Alpes, en Suiza. La mayor parte del relato se desarrolla en el mundo de los sueños, donde Corto entrará en un mundo mágico, fruto de influencias medievales, que hablan de caballeros, alquimia y viajes iniciativos. La "rosa alquímica", la fuente de la eterna juventud, el santo Grial... todos los elementos de la leyenda hermética tienen su lugar en los sueños de Corto. Finalmente se verá inmerso en un curioso juicio en contra suyo, donde el juez es el mismo demonio.


"Mu"
El último de los álbumes de Corto es uno de los trabajos más personales de Pratt. La búsqueda del continente perdido de Mu (que había empezado en los primeros álbumes de Corto) llega a su fin. Una expedición, donde encontraremos muchos de los personajes de esas primeras aventuras, llega a una de las supuestas puertas del continente. Empezará la aventura más extraordinaria de Corto, en un mundo donde resulta imposible distinguir realidad de ficción, y que esconde misterios tan grandes como el origen de la civilización.

El Corto Maltés en el cine

El "sueño" del realizador francés Pascal Morelli era adaptar al cine las aventuras de Corto Maltés, el legendario marino del pendiente en la oreja, uno de los aventureros más enigmáticos y seductores del cómic. También era un gran reto imaginar una película de animación, principalmente debido a las características del dibujo del autor, el italiano Hugo Pratt que juega mucho con la movilidad. Para regocijo de los admiradores del marino, Pascal Morelli lo ha conseguido: la magia y el misterio del universo de "Corto" están muy presentes en La corte secreta de los arcanos, sacado del álbum Corto Maltés en Siberia y proyectado en los cines franceses en septiembre de 2002.
Morelli firma con ésta su primera película como director tras haber realizado la animación y los efectos visuales de dos películas de Philip Kaufman, Henry & June (1990) y Sol naciente (1992). Excepto el sonido, todo se ha hecho en Francia: la pre-producción (sinopsis y dibujos de base), el decorado en color, la animación en papel, la informatización de la imagen y el montaje. Un equipo de 30 a 40 personas ha realizado lo esencial en París. "Ahora sabemos que un largometraje de animación puede hacerse completamente en Francia", declara el realizador. En total, la película ha movilizado a 400 personas durante cinco años y se han realizado 500.000 dibujos.
Pascal Morelli nos confía el secreto de esta lograda adaptación cinematográfica: "En lugar de dibujar lo que él dibujó, he querido dibujar lo que Hugo Prat nos hizo imaginar", haciéndose eco de lo que decía Pratt: "La realidad es gris, la imaginación dorada."


Conclusiones

Adentrarse en una historia de Corto Maltés es un camino fácil para viajar a lugares lejanos, conocer mujeres fascinantes y personajes extraordinarios o descubrir misterios escondidos por el polvo de los siglos. En otras palabras, nos permite vivir la aventura en el sentido más clásico. Pero no contento con esto, Pratt dibuja entre los personajes de sus obras un mundo sutil, onírico, donde conviven sentimientos, sueños y matices, que da a sus obras una atmósfera mágica.
Pratt siempre dijo que la muerte encontraría a Corto Maltés en los dorados campos de Aragón, luchando con las Brigadas Internacionales en la Guerra Civil española, en la que él consideraba la última guerra romántica, la última guerra con ideologías. Nunca llegó a dibujar ese último capítulo por eso Corto Maltés siempre estará surcando los mares de un mundo que aun era demasiado grande y desconocido para el hombre, que aún contenía misterios insondables y lugares inexplorados. Misterios y lugares a los que sólo podemos llegar siguiendo la senda de Hugo Pratt, la senda de Corto Maltés.


Bibliografía

· http://cortomaltes.cjb.net/
· http://www.simil.com/kikebenlloch/d_corto.pdf
· http://www.dreamers.com/corto/biopratt.html
· http://www.lahiguera.net/cinemania/pelicula/1111/
· http://www.efimera.org/archives/000064.php
· http://mural.uv.es/jorsuay/maltesi.htm
· http://www.mgar.net/docs/corto.htm

<inizio

<indietro