<indietro

GALILEO GALILEI
por Daniela Buccella Casadei

 

Introducción:
Galileo Galilei, matemático, físico y astrónomo italiano, es considerado una de las figuras más brillantes de la ciencia y el fundador de la física moderna, pero ante todo un símbolo de la lucha contra la autoridad y de la libertad en la investigación. Su vida y su obra resultan excelente objeto de estudio puesto que reflejan la revolución de las ideologías en la Italia renacentista, y la evolución del pensamiento científico hacia lo que sería la ciencia moderna, como se verá en el desarrollo del presente trabajo.

BIOGRAFIA
Galileo Galilei nació el 15 de febrero de 1564 cerca del río Arno en Pisa, una colonia romana del segundo siglo antes A.C., conquistada por Florencia en 1405. Hijo de Giulia Ammanati (1538-1620) y de Vincenzo Galilei (1520-1591), con seis hermanos menores, conformaban una familia de la baja nobleza. Su padre Vincenzo era músico, destacado en la revolución musical de la época. En su estudio musical se caracterizó por un ánimo de libertad e independencia de la mente y el espíritu, que más tarde se verían reflejados en su hijo; en la introducción de su Diálogo sobre Música Antigua y Moderna diría: "Aquellos que como prueba de afirmación cualquiera toman simplemente el peso de la autoridad, sin aducir argumento alguno que la soporte, actúan absurdamente", con lo que mostraba su pensamiento contrario a las teorías rígidas, que frenaban la evolución hacia nuevas formas.
La educación de Galileo comenzó en Pisa en la escuela de Jacopo Borghini. Cuando su familia se mudó a Florencia en 1954, acudió al monasterio de Santa María di Vallombrosa. Mostró interés por autores clásicos como Séneca y Virgilio, tenía habilidades para la música y sobre todo para el dibujo; como confesaría después, hubiese escogido la pintura como carrera, de las circunstancias haberlo permitido. Como indican algunos autores era, en resumen, un típico humanista del renacimiento, pero con una increíble curiosidad por los fenómenos físicos.
En 1581 ingresó en la Universidad de Pisa, presumiblemente para estudiar medicina, pero al poco tiempo mostró su interés por la filosofía y las matemáticas. En 1585, por falta de fondos, abandonó la universidad y regresó a Florencia, sin haber llegado a obtener un título. Se dedicó entonces durante un tiempo a dar clases particulares a estudiantes de matemáticas en Florencia y Siena.
Habiendo estudiado sobre Euclides, Galileo centró su atención en los trabajos en geometría de otro griego: Arquímedes. En 1586 construyó una balanza hidrostática y escribió sobre ella en "La Pequeña Balanza", que no fue publicada hasta 1644. También se interesó por los conceptos de Arquímedes sobre el centro de gravedad de los cuerpos, y escribió en latín "Teoremas sobre el Centro de Gravedad de los Sólidos", publicado en 1638.
En 1589 fue asignado por Fernando de Medici como profesor de matemáticas en la Universidad Pisa. Como educador mostró gran entusiasmo en comunicar sus ideas a sus estudiantes. Durante este periodo comenzó a manifestar su interés por la filosofía natural aristotélica, que había ya sido examinada críticamente por profesores pisanos, como Francesco Buonamico, y por el matemático veneciano Giovanni Battista Benedetti. Adoptó ante ésta una actitud crítica, de verificación a través de la experimentación de las conclusiones obtenidas a través del puro razonamiento. Se cuenta (aunque no se tiene prueba escrita de ello) que entonces demostró ante sus alumnos el error de Aristóteles -que afirmaba que la velocidad de caída de los cuerpos era proporcional a su peso, la causa de su movimiento natural- dejando caer desde el Campanile, la torre inclinada de Pisa, dos objetos similares de peso diferente.
La muerte en 1591 del padre, Vincenzo, trajo consigo numerosos problemas económicos a la familia, que recayeron principalmente sobre Galileo. El sueldo de la universidad era muy bajo, y aunado al ambiente poco agradable que ella ofrecía, lo llevaron a abandonarla y regresar a Florencia. Algunos autores señalan que posiblemente no le renovaron su contrato por oponerse a la filosofía aristotélica, otros que, al no poder cumplir con un encargo de Giovanni de Medici, se sintió frustrado y decidió renunciar.


En 1592 fue admitido en la cátedra de matemáticas de la Universidad de Padua, donde consiguió varias amistades, que compartían con él el libre pensamiento: Averroes, Gerónimo Fabrizio d´Acquapendente y Cesare Cremonini. Los años en Padua, resultaron los más productivos en el desarrollo de su conocimiento sobre los fenómenos físicos.
En esta época tuvo Galileo tres hijos con Marina Gamba: Virginia (nacida en 1600), Livia (nacida en 1601) y Vincenzo (nacido en 1606). Vivió en una casa grande en la Via Vignali, actualmente denominada Via Galileo, donde llegó a albergar hasta 20 estudiantes.
Aunque sus éxitos en investigación sobre fenómenos físicos fueron numerosos en este período, se le recuerda más por sus descubrimientos astronómicos, que originarían gran controversia. Galileo mantenía correspondencia con varios astrónomos extranjeros, a los que mostraba su inclinación por las opiniones de Copérnico. La aparición de una Nova en 1604 le dio la oportunidad de estudiar diversos fenómenos y dar tres conferencias en el Aula Magna de la universidad, que resultaron muy concurridas. Con el desarrollo de sus propios telescopios, estudió luego las montañas y valles de la luna (con lo que rebatió su perfecta esfericidad), las lunas de Júpiter, entre otros. Sobre estas observaciones hizo una publicación que dedicó al nuevo Gran Duque de Toscana: Cosimo II de Medici.


La nostalgia de Galileo por su nativa Toscana crecía cada vez más. A pesar del tiempo pasado, aun se sentía un extraño en la cultura veneciana, tan diferente a la florentina. Hizo entonces provecho del renombre adquirido y se dirigió al secretario del Gran Duque sugiriendo la posibilidad de un puesto en Toscana. En 1610 Cosimo II lo nombró consejero matemático y filósofo personal, así como profesor de matemática en la universidad de Pisa.
En Florencia continuó sus observaciones astronómicas. En la primavera de 1611 decidió emprender un viaje a Roma, para divulgar sus descubrimientos. Hizo este viaje a expensas del Duque, que permitió incluso que se hospedara en la embajada de Florencia. En Roma fue recibido con honores una vez recibida la noticia de sus hallazgos (aunque no de sus interpretaciones), tuvo una larga audiencia con el papa Paolo V y fue elegido para la Accademia dei Lincei.
Habiéndose convertido en una figura pública, Galileo era invitado a pronunciarse sobre tópicos diversos. Rápidamente surgieron controversias: la primera de ellas con el padre Jesuita Christopher Scheiner, sobre las manchas solares; posteriormente, surgieron arduas discusiones sobre la hidrostática. En poco tiempo Galileo había logrado un buen grupo de enemigos: Jesuitas, Dominicos, profesores seguidores de las teorías aristotélicas y hombres conservadores de la Iglesia.
En una cena con la familia de los Medici, en ausencia de Galileo, un profesor de Pisa insidiosamente afirmó que la creencia de que la Tierra se movía era contraria a las Escrituras y constituía una herejía. Un ex-estudiante de Galilei presente en la reunión, le comunicó a su profesor la conversación, ante la que el replicó que el objetivo de La Biblia no era enseñar astronomía y que la comprensión de los fenómenos naturales debía venir preferiblemente de la experimentación. En 1614, el sacerdote florentino Tommaso Caccini denunció desde el púlpito a Galileo y a sus seguidores.
En 1615 el padre dominico Niccolo Lorini denunció a Galileo ante la Inquisición en Roma. Galileo por su parte había decidido emprender un segundo viaje a Roma para ganar adeptos a las teorías de Copérnico, pero encontró fuerte oposición. Los Calificadores (expertos oficiales) de la Santa Inquisición se habían pronunciado acerca de dos puntos: (1) que " el sol es el centro del mundo, e inmóvil en su lugar" era "unánimemente declarado falso y filosóficamente absurdo, además de formalmente hereje" y (2) que "la tierra no es el centro del universo y no es inmóvil, en cambio se mueve diariamente" era "unánimemente declarado censurable filosóficamente, y teológicamente era al menos erróneo en fe". Este reporte fue enviado al cardenal jesuita Roberto Bellarmino, quien debía dar instrucciones a Galileo de abandonar sus afirmaciones y prohibirle enseñarlas, defenderlas e incluso discutirlas.
A principios de 1616, los libros de Copérnico fueron censurados por un edicto.
Galileo guardó silencio sobre el tema durante algunos años y se dedicó a investigar un método para determinar la latitud y longitud en el mar, basándose en la posiciones de los satélites de Júpiter, que quiso negociar con el gobierno español sin mucho éxito.


En 1621 perdió un buen amigo y soporte, con la muerte de Cosimo II. Sin embargo retomó fuerza cuando Maffeo Barberini, quien había escrito un poema en su honor en 1620, es elegido Papa Urbano VIII en 1623. A él dedica la publicación de El Ensayador, donde expone su punto de vista sobre el razonamiento científico en una obra sobre los cometas. En un cuarto viaje a Roma, Galileo expone sus argumentos copernicanos al nuevo Papa, pero no logra cambiar sus opiniones; aún así éste envía al Gran Duque una carta en la cual exalta la "virtud y devoción" de Galilei.

En 1624 Galileo empezó a escribir un libro que quiso titular Diálogo sobre las mareas, en el que abordaba las hipótesis de Ptolomeo y Copérnico respecto a este fenómeno. El mismo Papa le indicó que debía cambiarle el título y que sólo debía tener en cuenta estas ideas como hipótesis de trabajo e investigación, sin tomar literalmente los conceptos de Copérnico como verdades y sin tratar de aproximarlos a lo escrito en la Biblia, dejando en todo caso claro el argumento indiscutible de que cualquier fenómeno físico solo podía ser muestra de la omnipotencia de Dios. El Diálogo sobre los sistemas máximos, como se le llamó entonces, recibió licencia en 1630 y fue publicado en Florencia en 1632.

A pesar de haber obtenido licencia oficial, Galileo fue llamado a Roma por la Inquisición con la acusación de "sospecha grave de herejía". Este cargo se basaba en el informe según el cual se le había prohibido en 1616 defender tanto de modo hablado como escrito las teorías de Copérnico, orden que desobedecía al proponer seriamente las mareas como prueba del movimiento de la tierra.
Para ese entonces Roberto Bellarmino había muerto, pero Galileo mostró un certificado con la firma del cardenal, según el cual no sufriría en el futuro ninguna otra restricción que no fueran las que para todo católico romano contenían los edictos de 1616. Este certificado no pudo ser rebatido, pero Galileo fue obligado a abjurar en 1633 y se leyó su condena a prisión perpetua públicamente, condena que luego le fue conmutada por arresto domiciliario. Una leyenda cuenta que, de regreso a su casa, aún después de abjurar, pronunció las palabras "Eppur si muove" ("y sí se mueve"). Las publicaciones de Galileo fueron incluidos en el Indice Expurgatorio.
Después de su condena vivió nueve años más, físicamente muy deteriorado, aunque fresco de espíritu y lleno de planteamientos científicos que a menudo le hicieron olvidar lo penoso de su situación.


SUS CONTRIBUCIONES A LA CIENCIA
Galileo se dedicó durante su vida a estudiar temas diversos: matemática, cálculo, hidrostática, movimiento de los cuerpos, astronomía, magnetismo, etc. y de sus estudios surgieron teorías, leyes y numerosos instrumentos de aplicaciones diversas.
Como profesor en Florencia estudió profundamente las obras de Arquímedes; basándose en lo aprendido de ellas construyó la balanza hidrostática, que mide las diferencias de empuje que reciben los cuerpos sumergidos en líquidos, y por lo tanto las diferencias de densidad.
Descubrió el principio del péndulo. Observó que la amplitud de las oscilaciones disminuía gradualmente pero que el tiempo para completar cada una de las oscilaciones permanecía igual, fenómeno denominado isocronismo. Esto tuvo aplicación la fabricación de un instrumento denominado "pulsilogio", en el que variando la longitud del péndulo podía lograrse que oscilara a la misma frecuencia que el pulso de un paciente. También diseñó un reloj. En 1590 descubrió la cicloide: la curva trazada por un punto situado sobre una rueda que rota sobre un plano horizontal. Poco tiempo después, el puente Ponte di Mezzo sobre el Arno, en Pisa fue construido con un diseño basado en esta curva.

Objetó la teoría de Aristóteles según la cual los cuerpos caen a una velocidad proporcional a su peso; demostró en cambio que la caída libre se produce con una aceleración constante y es independiente del peso del objeto. Estudió también la rotación sobre un plano inclinado.

En 1597, estando en Padua, construyó un instrumento que es muestra tanto de su competencia en el cálculo matemático como su gran habilidad de mecánico: el compás geométrico y militar hoy conocido como "sector". Este permitía resolver una gran cantidad de problemas geométricos y matemáticos, incluyendo la extracción de raíces cuadradas y cúbicas.
Construye un termoscopio, para medir cambios relativos de temperatura.
Los imanes despertaron un gran interés en Galileo; en particular los estudios de Gilbert le generaron una gran admiración. Uno de los descubrimientos de este último fue que un imán con una fina capa de hierro podía sostener un peso mayor que si no la tuviera. Galileo mejoró esta coraza o armadura hasta lograr que un imán de seis onzas sostuviera un peso de 160 onzas.

Astronomía
En 1609 utiliza una combinación de un par de lentes cóncava y plano-convexa, logrando una magnificación de tres veces el tamaño real de los objetos observados (3x). Posteriormente coloca una par similar de lentes al final de un tubo, construyendo así el primer telescopio, que lograba una magnificación de 9x; con este instrumento observó la presencia de montañas en la luna. Con su cuarto telescopio logró una magnificación de 20x, con la que podía apreciar los planetas como discos similares a la luna, en lugar de puntos en el cielo. El quinto telescopio, que alcanzó una magnificación de 33x, le permitió revelar la estructura de la Vía Láctea y la existencia de lunas alrededor de Júpiter.
Con el uso del telescopio Galileo desarrolló cada vez mayor interés por la observación del cielo. Notó un ensanchamiento del planeta Saturno, que no eran más que los hoy conocidos anillos a su alrededor, pero que en ese entonces el astrónomo no supo explicar. Se dedicó también al estudio de las manchas solares.

Pero entre sus aportes a la ciencia, quizás el más importante, más aún que sus obras, es el de una metodología de investigación científica.

LA IGLESIA CATÓLICA EN EL RENACIMIENTO Y LA CONTROVERSIA CON EL PENSAMIENTO CIENTÍFICO. ABJURACIÓN DE GALILEO.
La vida de Galileo estuvo enmarcada en un periodo de grandes cambios a todo nivel: el Renacimiento. En esta época (entre los siglos XIV y XVI) comienza en Europa la ruptura con el pensamiento y las costumbres medievales, controladas principalmente por la religión. La Iglesia conservaba hasta ese entonces el mayor dominio, afianzada en la idea aceptada hasta el momento de la superioridad de la teología sobre todas las ramas del saber humano; el conocimiento y la razón no eran más que vehículos para la exaltación divina.
Las nuevas tendencias críticas en el pensamiento científico, y la filosofía de la Iglesia -y detrás de ella sus intereses- comienzan a enfrentarse, con algunos resultados trágicos:
Roger Bacon (1214-1294) estuvo encarcelado durante quince años por haber afirmado que la Tierra era redonda
Copérnico (1473-1543) se libró de un correctivo similar por tener la precaución de no hacer públicas sus teorías heliocéntricas
Giordano Bruno (1548-1600) cometió la osadía de enseñar en el ámbito universitario las tesis copernicanas y fue enviado a la hoguera por ello.
Galileo fue, según señalan ciertos autores, la gota que derramó el vaso. Terminó por empujar una tendencia que venía surgiendo en contra del dogmatismo religioso. Galileo era un fiel católico que deseaba evitar la trampa en la que caía la Iglesia al aferrarse a doctrinas demostrablemente falsas, basadas en una mala interpretación de filósofos como Aristóteles, e incapaz de comprender el sentido de las Sagradas Escrituras.
Pero a diferencia de los anteriores supo jugar al "si pero no" logrando llevar mucho más allá sus convicciones, a fuerza de limitar sus impulsos y orgullo, propios de su carácter. Aun así en junio de 1633, con setenta años de edad, fue obligado a arrodillarse delante del Tribunal Inquisitorial, en Roma, y abjurar de la teoría copernicana, concepción que hizo posible la física moderna. No fue hasta 1893 cuando el Papa Leo XIII, Gioacchino Pecchi (1810-1903) y anunció la encíclica Providenstissimus Deus, con la posición oficial de la Iglesia Romana en relación a ciencia y religión, que no resultaba muy diferente a la propia de Galileo. Fue entonces, más de 200 años después de su muerte, cuando puede considerarse que Galileo realmente ganó su batalla.
En 1979 el Papa Juan Pablo II abrió una investigación sobre la condena eclesiástica del astrónomo para su posible revisión. En octubre de 1992, una comisión papal reconoció finalmente el error del Vaticano.

Sentencia del Tribunal de la Suprema Inquisición contra Galileo Galilei, dado el 22do día de junio del año 1633
"Siendo el caso que vos, Galileo, hijo de Vincenzo Galilei, un florentino, de 70 años de edad, fue denunciado ante este Santo Oficio en 1615:
"Que sostuvo como cierta la falsa doctrina de que el sol es el centro del universo e inmóvil, y que la Tierra se mueve, y con un movimiento diario. Que sobre esto mantuviese correspondencia con matemáticos alemanes…
"Que el sol sea el centro del universo y no se mueva de su lugar es una proposición absurda, y filosóficamente falsa, y antes herética; siendo expresamente contraria a las Sagradas Escrituras: que la tierra no es el centro del universo ni inmóvil, sino que se mueve, con un movimiento diario, es igualmente una proposición absurda y falsa, y considerada en teología un error en fe…
"Invocando entonces el Santísimo Nombre de Nuestro Señor Jesucristo, y de su Gloriosísima Madre María, siempre Virgen, como nuestra sentencia definitiva, establecida en los tribunales por consejo y opinión de los Maestros Reverendos en teología y doctores de ambas leyes, nuestros Consejeros, presentamos estas escrituras, en la causa ante Nosotros, entre el grandioso Carlo Sinceri, doctor de ambas leyes, procurador fiscal de este Santo Oficio por una parte, y en la otra parte vos, Galileo Galilei, culpable, aquí presente, confeso y juzgado:
"Nosotros pronunciamos, declaramos, sentenciamos, que vos Galileo, por lo deducido durante este juicio, y por vos confesado sospechoso de herejía por este Santo Oficio, de haber creído y sostenido una doctrina falsa, y contraria a las Sagradas Escrituras, por las cuales: el sol es el centro del universo e inmóvil, y que no se mueve de este a oeste, y que la Tierra se mueve y no es el centro de universo, y que esta opinión haya sido defendida como probable después de haber sido declarada y definida como contraria a las Sagradas Escrituras, en consecuencia hace merecedoras todas las censuras y penalidades de los Cánones Sagrados y otros Decretos, generales y particulares, impuestos y promulgados contra tales ofensores. De los cuales Nosotros establecemos que su persona no deberá ser absuelta si, antes que todo, de corazón sincero y con sincera fe, no abjura, condena y reprueba los antes mencionados errores y herejías, y cualquier otro error o herejía contrario a la Iglesia Católica Apostólica y Romana, de la forma en que lo requerimos.
"Y al final de este, su grave error y trasgresión, no quede enteramente impune y sea mas prudente en el futuro, como un ejemplo para otros de abstenerse y evitar ofensas similares,
"Ordenamos que por edicto público el libro de Diálogos de Galileo Galilei sea prohibido, y condenamos a su persona a prisión de este Santo Oficio mientras sea Nuestra voluntad; y como penitencia deberá recitar por espacio de tres años, una vez a la semana, los Siete Salmos Penitenciales, reservándonos la facultad de cambiar, moderar, o eliminar cualquiera de las antes mencionadas penas y penalidades.
"Pronunciamos, declaramos, ordenamos, condenamos y reservamos por derecho esta u otras medidas.
Ita pronunciamus nos Cardinalis infrascripti.
F. Cardinalis de Asculo.
G. Cardinalis Bentivolius
D. Cardinalis de Cremona.
A. Cardinalis S. Honuphri.
B. Cardinalis Gypsius.
F. Cardinalis Verospius.
M. Cardinalis Ginettus

Abjuración
Yo, Galileo Galilei, hijo de Vincenzio Galilei de Florencia, con 70 años de edad, llamado ante este tribunal, y arrodillado ante Uds., Eminentes Reverendos Cardenales, Inquisidores de la republica Cristiana ante la depravación de la herejía, ante mis ojos lo más Santos Magistrados, y tendiendo a ellos mis manos; juro que siempre he creído, y creo ahora, y con ayuda de Dios creeré en el futuro todo lo que la Santa Católica y Apostólica Iglesia sostiene, predica y enseña. Y dado que, después de haber sido llamado por este Santo Oficio a abandonar enteramente la falsa opinión de que el sol es el centro del universo y que es inmóvil, y que la tierra no es el centro del mismo y se mueve, así como tampoco sostener, defender ni enseñar de manera alguna, ni oralmente ni en escritura, la mencionada falsa doctrina; y después de haber recibido una notificación de que dicha doctrina es contraria a las Sagradas Escrituras, yo escribí e hice imprimir un libro en el cual hice mención de la ya condenada doctrina, y argumenté a su favor, sin llegar a solución alguna: He sido juzgado sospechoso grave de herejía, esto es, de haber mantenido y creído que el sol es el centro del universo e inmóvil, y que la Tierra no es el centro del mismo, y sí se mueve.
Deseando remover de las mentes de sus Eminencias y de todos los Cristianos creyentes esta vehemente sospecha razonablemente concebida contra mi, yo abjuro con sincera fe de corazón, repruebo y detesto dichos errores y herejías, y en general cualquier error o acto contrario a la Santa Iglesia Católica. Y juro que en el futuro no diré o sugeriré ni oralmente o de escritura cosas tales que hagan caer sobre mi sospecha similar; y si conozco algún hereje o sospechoso de herejía lo denunciaré a este Santo Oficio, o al Inquisidor del lugar en el que me encuentre.
También juro prometo adoptar y observar las penas que han sido o me sean impuestas. Y si contrario cualquiera de estas dichas promesas, o palabras dadas, (¡que Dios me perdone!) yo me entrego a las penas y penalidades que por los Sagrados Cánones y otros Decretos son impuestos y promulgados contra los ofensores. Ayúdenme Dios y los Santos Magistrados, que ahora toco con mis propias manos.
Yo, Galileo Galilei, he abjurado, jurado y prometido, y apegándome a lo dicho, y tomándolo como verdad, con mi propia mano entrego el presente sumario de mi abjuración, que he recitado palabra por palabra.
En Roma, en el Convento della minerva, el décimo segundo día de junio, 1633.
Yo, Galileo Galilei, abjuro, de mi propia mano.

Los trabajos de Galileo fueron quizás los mas importantes en el desarrollo de una nueva visión del mundo, y el surgimiento del mecanicismo, filosofía en la cual el universo es explicable en términos de procesos mecánicos, de leyes físicas. Algunos autores citan que fueron Galileo y Descartes (filósofo, físico y matemático francés de perspectiva básicamente mecanicista, pero que liberó a la mente de las leyes mecánicas y aceptó la doctrina religiosa de la inmortalidad del alma, separando mente y cuerpo en lo que se conoce como dualismo) las figuras que marcaron el paso del hombre hacia el mundo moderno.

CRONOLOGÍA

1564 Nace el 15 de febrero en Pisa
1574 Se muda a Florencia
1579 Acude al monasterio de Sta. María de Vallombrosa por un año
1581 Se matricula en la Universidad de Pisa
1583 Descubre el isocronismo, en el movimiento de los candelabros de la catedral de Pisa
1585 Regresa con su familia a Florencia
1585 Investiga el concepto de centro de gravedad
1586 Construye una balanza hidrostática y escribe sobre La Bilancetta y su uso
1587 Primera visita (educativa) a Roma. Conoce al padre jesuita Christopher Clavius, astrónomo
1589 Designado como matemático de la Universidad de Pisa
1590 Describe la cicloide
1590-1 Experimentos de la Torre de Pisa (leyenda). Escribe sus notas De Motu, aplicando los principios de Arquímedes del movimiento en un medio. Se adhiere la doctrina naturalista aristotélica, aunque con críticas sobre algunas ideas
1591 Muerte de su padre, Vincenzo Galilei
1592 Designado al cargo de matemático de la Universidad de Padua.
1594 Adquiere una condición artrítica que duraría toda su vida
1597 Diseña y construye un popular "compás geométrico y militar"
1600 Escribe las notas Le Meccaniche, un sumario sistemático sobre estática de máquinas simples, como se conocían hasta la época.
1600 Nace su hija favorita (que luego se haría la Hermana Maria Celeste, del convento san Matteo), de la veneciana Marina Gamba, quien mantuvo en Padua
1601 Nace su hija Livia (que luego sería hermana Arcanuela del convento de San Matteo)
1602 Investiga sobre el magnetismo
1604 Escribe una carta Frai Paolo Sarpi, donde plantea correctamente las leyes que gobiernan los cuerpos en caída libre, pero dando pruebas incorrectas
1604 Observa la aparición de una (super) Nova entre las estrellas fijas del cielo
1605 Trabaja como tutor de Cosimo de Medici, hijo de Fernando I, Gran Duque de Toscana, durante las vacaciones en Florencia
1606 Construye el termoscopio
1606 Nace su hijo Vincenzo
1606 Publica su primer libro: Le Operazioni del Compasso Geométrico e Militare (instrucciones para el uso del compás geométrico y militar)
1607 Publica la polémica Difesa Contro alle Calunnie e Imposture di Baldesar Capra, defensa contra las calumnias y trampas de Baldesar Capra, un estudiante de Galileo en Padua, proveniente de Milán, quien plagió el trabajo de su profesor, por lo que seria luego condenado
1609 Diseña y construye un telescopio
1610 Usa el telescopio para observar el cielo, y descubre los millares de estrellas en la Vía Láctea, las montañas de la luna, las cuatro lunas de Júpiter, las fases de Venus y los anillos de Saturno (estos últimos no los logra definir)
1610 Publica Sidereus Nuncius (el mensajero de los astros), describiendo sus estudios astronómicos
1610 Es designado Matemático y Filósofo mayor por Cosimo II, Gran Duque de Toscana
1611 Segunda visita (triunfal) a Roma. Observaciones sobre las manchas solares. Es electo sexto miembro de la Accademia dei Lincei
1612 Publica el Discorso Intorno alle Cose che Stanno Sull´Acqua, describiendo sus investigaciones sobre los cuerpos flotantes (hielo, astillas, modelos de cera), primera disputa pública sobre filosofía natural (física) con un grupo de "peripatéticos" filósofos
1613 Publica bajo el auspicio de los Lincei tres cartas a Mark Welser sobre las manchas solares, en contra de las afirmaciones del padre jesuita Christopher Scheiner; comienzo de una amarga controversia sobre las manchas solares. Primer alegato público a las teorías de Copérnico
1613 Escribe una carta al benedictino Benedetto Castelli, uno de sus anteriores estudiantes que tenía entonces un cargo de matemático en la Universidad de Pisa, sobre su opinión personal en relación a la ciencia y la religión; esta sería copiada para el padre dominico Niccolo Lorini del monasterio San Marco de Florencia.
1614-31 Residencia en la villa L´Ombrellino, en Bellosguardo (al oeste del Arno), como invitado de Lorenzo Segni
1614 Denunciado como anticristiano por el padre dominico Tommaso Caccini desde el púlpito del convento de Santa María Novella
1615 Denunciado como hereje ante la Santa Inquisición en Roma, por el padre Lorini, basado en la carta a Castelli
1615 Rectificación formal de la carta a Castelli, como Carta a Madame Crestina di Lorena, Gran Duquesa de Toscana,
1615-16 Tercera visita (promocional) a Roma, para ganar adeptos a las teorías de Copérnico. Caso referido oficialmente por el Papa Paulo V a los Calificadores, quienes establecieron que la idea de un sol central era absurda y herética, y que la idea de una Tierra que se mueve era censurable y errónea en fe. A través de Roberto Bellarmino fue prohibido a Galileo enseñar las teorías de Copérnico
1623 Muerte de Cosimo II, ascenso de Fernando II
1623 Maffeo Barberini (amigo de Galileo) es convertido en Papa Urbano VIII
1623 Publica Il Saggiatore (El Ensayador), polémico manifiesto contra las opiniones de un padre jesuita anónimo sobre los cometas, y defensa filosófica de la ciencia (expresando la necesidad de libertad intelectual, distinción de cualidades primarias y secundarias, uso de las matemáticas)
1624 Cuarta visita a Roma, audiencias con el Papa Urbano VIII. Diseñado y conformado el microscopio (¿?)
1626 Investiga sobre magnetismo
1630 Quinta visita a Roma, para obtener permiso de publicar Los dos Sistemas Máximos. Muerte del amigo de Galileo príncipe Federico Cesi, jefe de la Accademia dei Lincei
1631 Mudanza a la villa de Martllini: "Il Gioiello" , cerca del convento San Matteo
1632 Publica Dialogo Sopra i due Massimi Sistemi del Mondo, Tolemaico e Copernicano (Los Dos Sitemas Máximos), un diálogo entre un filósofo aristotélico, Simplicio, y un científico florentino, Filippo Salviati, quienes comparan los argumentos relacionados a las teorías de Ptolomeo y Copérnico, en un esfuerzo por ganarse al neutral veneciano Giovanni Francesco Sagredo (discuten datos del telescopio, rotación y traslación de la Tierra). El caso de Copénico, basado principalmente en la explicación del fenómeno de las mareas es presentado de forma mucho más convincente que la lógica sin respuestas del Papa
1632 La Inquisición le ordena esperar su juicio en Roma. Se detiene la venta de sus Diálogos
1633 Sexta visita a Roma (juicio), es examinado tres veces por la Inquisición. Sentenciado el 22 de junio, principalmente en base a su desobediencia a la prohibición de 1616. Confesado y abjurado en el convento dominico de Santa Maria sopra la Minerva
1633 Vive en Siena custodiado por un antiguo estudiante, el arzobispo Ascanio Piccolini. Regresa a la casa de Arcetri bajo arresto
1634 Muerte de su hija Virginia
1636 Queda completamente ciego (posible glaucoma)
1638 Envía una carta a Daniello Antonini de las observaciones hechas sobre la luna
1638 Es publicado en Leiden Discorsi e Dimostrazioni Matematiche Intorno a due Nuove Scienze Attenenti alla Meccanica e i Movimenti Locali, Las dos nuevas Ciencias, una aproximación a la resistencia de materiales (incluyendo la resistencia a la fractura, el peso del aire, la existencia del vacío, resistencia de un medio, velocidad terminal, acústica, velocidad de la luz, etc) y su punto de vista ya maduro sobre el movimiento terrestre (velocidad, aceleración, inercia, cuerpos en caída libre, movimiento sobre un plano inclinado, proyectiles, etc) discutidos como en Los dos Sistemas Máximos pero de una manera más científica, menos literaria.
1639 Le es negada la libertad por el Papa
1639 Recibe a Vincenzo Viviani, de 18 años de edad, como su último discípulo
1641 Recibe a Evangelista Torricelli (un estudiante de Castelli) como colaborador (su sucesor)
1641 Investiga la aplicabilidad del movimiento péndulo al reloj
1642 Muere el 8 de enero. Es sepultado en la Capella del Campanile del Noviziato di Santa Croce
1736 Trasladado a la actual tumba en Santa Croce con autorización del Papa Clemente XII
1835 Sus trabajos son removidos del Index Expurgatorium
1893 Encíclica Providentissimus deus del Papa Leo XIII establece la posición oficial de la Iglesia romana en relación a la ciencia y la religión

BIBLIOGRAFÍA:

Fermi, Laura y Bernardini, Gilberto. Galileo and the Scientific Revolution. Basic books Inc. New York, 1961.
González, Moisés. Introducción al pensamiento filosófico. Filosofía y Modernidad. Ed.Tecnos. Madrid, 1996.
Jodl, Friedrich. Historia de la Filosofía Moderna. Editorial Losada S.A. Buenos Aires, 1951.
Kristeller, Paul O. El pensamiento Renacentista y sus Fuentes. Fondo de Cultura económica, México, 1982.
Ortega y Gasset, José. En torno a Galileo. Revista de Occidente, Madrid, 1959.
Pardo de Santayana, Jesús. Grandes Personajes de la Humanidad. Galileo. Editora Cinco, Colombia, 1985.
Seeger, Raymond. Galileo Galilei, His Life and His Works. Pergamon Press, Londres, 1966.
http://www.galileo.imss.firenze.it/museo/b/egalilg.htm
http://www.imss.fi.it/ms72/index
http://www.fordham.edu/halsall/mod/1630galileo

<inizio

<indietro