<indietro

Giuseppe Garibaldi en América

Gustavo López


Adolescencia y juventud
Era el segundo hijo de un pescador, de una familia oriunda de Liguria, en su juventud trabajó como marinero enrolado en diversas tripulaciones. Estudió de forma irregular, pero siempre le atrajo todo lo relacionado con el mar y la marina. Con 15 años se enroló como grumete en un barco mercante, y también en esta época es ya considerado un héroe al salvar a una chica que había caído a un foso. Su padre lo enroló en la escuela marítima de Génova en 1821 Durante estos primeros viajes estuvo rodeado de hombres de mar con grandes ideales e ideas, como el comandante del barco Constanza, Angelo Pesante, que le marcaron su personalidad.
En 1827 formó parte del barco Cortese, que zarpó de Niza y estuvo viajando por el Mar Negro, Estambul y Gálata viviendo avatares como la guerra turco-rusa. En 1832 fue capitán de segunda clase en la Clorinda también por el Mar Negro. Esta nave fue apresada por unos piratas turcos, incluso Garibaldi estuvo apunto de ser fusilado, aunque fue herido en la mano, con la ayuda de los demás tripulantes y su primo, consiguieron zafarse de los piratas. Después de 73 meses fuera, Garibaldi volvió de nuevo a Niza. Aunque en 1833 vuelve a partir hacia Estambul en el Henri de Saint-Simon, cuyo comandante es Emile Barrault. Aquí es donde se va a dar a conocer gracias a sus discursos sobre la libertad.

De marinero a bandido
Comienza trabajando como marinero y, entre 1833 y 1834, sirve la marina del Rey de Piemonte. Un momento muy influyente en la vida de Garibaldi fue la visita que hizo a Tangrog, Rusia, en abril de 1833, donde el estuvo durante diez días. Allí conoció a Giovanni Battista Cuneo de Oneglia, un inmigrante político de Italia y miembro del movimiento secreto “Joven Italia” (La Giovine Italia).
En Génova en Noviembre de 1833, Garibaldi conoce a Giuseppe Mazzini, líder de “Risorgimento”, un apasionado proponente de la unificación Italiana como una republica liberal a través de reformas sociales y políticas.
En 1834 se integró al movimiento de la Joven Italia de Manzini y jura dedicar su vida a la lucha por la liberación de su tierra natal del dominio austriaco. Estuvo involucrado en la insurrección del Piamonte, costándole una condena a muerte cuando fue capturado ya que fue considerado como uno de los cabecillas de la revuelta. Es considerado un bandido y tiene que huir, primero a Niza luego pasa por Marsella, se embarca desde aquí hacia el Mar Negro de nuevo, mientras en marzo de 1835 se encontrará en Túnez. Luego consigue irse a Sudamérica partiendo desde Marsella en el bergante Nautonnier, afincándose en el sur de Brasil.


Luchas en América

En Sudamérica encontró lo que quería para luchar por la independencia, aunque no fuera por su querida Italia. Apoyó a todos aquellos que querían luchar por la independencia con tanto ardor como si fueran sus patrias.

El descendiente del príncipe regente de Portugal, don Juan, se había escabullido a Brasil huyendo de las invasiones napoleónicas y nombrado a su hijo emperador de Brasil, bajo el nombre de Pedro I, quien a su vez abdicó en 1831 a favor de su vástago, Pedro II, con apenas seis años de edad. Esa infantil regencia estuvo plagada, no es para menos, de no pocas etapas de agitación, ansias libertarias e ideas republicanas, en especial en buena parte de los hacendados de las regiones brasileñas del sur, hastiados de sustentar el boato de la corte, y empeñados en la abolición de la esclavitud.

Es en medio de este torbellino cuando Garibaldi no duda en ponerse a disposición de los republicanos, no solo en Brasil, sino además en Uruguay y Perú. Serán 12 años de su vida en los que luchará y se enrolará en un sinnúmero de acontecimientos bélicos, siempre al lado de los combatientes por la libertad y la independencia.

Nada más llegar contactó con otros disidentes italianos por las revueltas de la Joven Italia, y llegó a ser presidente de la filial de esta organización en el continente americano gracias a su amigo Giuseppe Stefano Grondona. También formó parte de la logia masónica de Asilo di Vertud. En sociedad con Luigi Rossetti trata de organizar un comercio de fideos entre Río y la zona de Cabo Frío. En ese ínterin se produce la revuelta de la provincia de Río Grande do Sul contra el Imperio de Brasil y Garibaldi, deseoso de entrar en acción, obtiene algunas "patentes de corso".

En 1837 prepara una nave, la Mazzini e inicia una guerra de corso contra Brasil. La primera incursión no tiene demasiado éxito; perseguido por brasileños e uruguayos es herido de gravedad durante un combate. Su buque logra escapar y remonta el río Paraná hasta llegar a la ciudad argentina de Gualeguay donde es operado y se repone. Allí lo mantienen prisionero bajo palabra de honor; sin embargo intenta escapar y cuando lo capturan es torturado.

Imprevisiblemente al año siguiente lo liberan y parte hacia Montevideo. Allí vuelve a encontrarse con Rossetti en cuya compañía se dirige al Estado de Río Grande do Sul. En la Lagoa dos Patos, Camacuá, toma a su cargo la dirección de un astillero naval y vuelve a la guerra de corso contra los brasileños hasta que, en el año 1839 siguiendo a la flota de Río Grande, llega a Laguna, en la provincia brasileña de Santa Catarina rebelde, también, al Imperio. En 1840 la guerra toma un curso desfavorable para los riograndinos que son rechazados y sufren una serie de reveses. En Laguna, Garibaldi conoce a Anita Ribeiro y la lleva consigo.

En 1841 Garibaldi decide pedir una licencia; la obtiene y regresa a Montevideo donde, de inmediato, se pone al servicio de Uruguay.

En Uruguay estaba en curso la guerra contra el gobierno argentino de Juan Manuel de Rosas, por parte del Gral. Urquiza, Gobernador de Entre Ríos y que contaba con el apoyo del Brasil y del gobierno del Uruguay presidido por el Gral. Fructuoso Rivera (líder del partido "colorado"), que acababa de desplazar de la Presidencia al Gral. Manuel Oribe(lider del partido "blanco"). Declarada en diciembre de 1838, la denominada Guerra Grande se desarrolló desde 1839 a 1843.
Montevideo se encontraba sitiada por fuerzas rosistas, apoyadas por las fuerzas leales a Oribe, que procuraba recuperar la Presidencia del Uruguay, de la cual había sido desplazado por Rivera. En el Río de la Plata, operaba la flota rosista al mando del Almirante Guillermo Brown, que intentaba bloquear el puerto de Montevideo; siendo combatida por una flota leal a los anti-rosistas al mando del Comodoro Juan Coé. En 1842 el Gobierno de Montevideo designó a Garibaldi como sustituto del Comodoro Coe al mando de la flota, librándose entonces, el 16 de agosto de 1842 un combate naval en el Río Paraná cerca de la localidad de Costa Brava. Las naves comandadas por Garibaldi fueron derrotadas por las fuerzas de Brown, superiores en barcos y hombres. Garibaldi incendió sus naves, evitando que cayeran en manos de los rosistas; y desembarcando a tierra, logró ponerse en salvo con sus tripulaciones y armas.

Garibaldi volvió a dirigir una escuadrilla naval, al frente de la cual logró impedir que las naves de Brown ocuparan la Isla de Ratas, en la bahía de Montevideo (que pasó entonces a llamarse Isla Libertad), logrando así impedir el intento de la flota rosista de bloquear Montevideo.
Vuelto a Montevideo, en 1843 - y establecido por Oribe el sitio de Montevideo que habría de prolongarse hasta 1851 - Garibaldi organizó una unidad militar que fue denominada “La Legión Italiana”, al frente de la cual se puso al servicio del Gobierno de Montevideo; que es conocido históricamente como el Gobierno de la Defensa. Entre las acciones militares en que participó Garibaldi al frente de su Legión Italiana, se destaca la que tuvo lugar en las afueras de las murallas de Montevideo, llamada El Combate de Tres Cruces, por haberse realizado en el paraje así denominado, el 17 de noviembre de 1843.
Luego de ello - nuevamente embarcado en su flotilla, y contando con el apoyo de las escuadras de Francia e Inglaterra - pudo ocupar en 1845 la ciudad de Colonia en abril, la isla Martín García y la ciudad de Gualeguaychú en setiembre, y la ciudad de Salto en octubre. El 8 de febrero de 1846, en territorio de Salto, en las cercanías del arroyo San Antonio, afluente del Río Uruguay, Garibaldi y su Legión Italiana libraron su más célebre batalla sudamericana, el Combate de San Antonio; contra fuerzas oribistas, a las que infligieron numerosas bajas, logrando retirarse de sus posiciones sin mayores consecuencias, logrando así una estrepitosa victoria.
La fama de sus hazañas no demora en cruzar el Atlántico y llegar a Europa, y en especial a la aún desmembrada Italia, en muchos de cuyos salones la noticia del momento era el buen hacer de Giuseppe Garibaldi como militar y estratega.


Regreso a Italia
El año 1848 era el marcado, por la historia o su destino, como el de su regreso, y con un objetivo central que sellará los próximos 30 años de su vida: la unificación italiana. Para la época de su regreso, estaba ocurriendo un alzamiento en Italia en contra del dominio del Imperio Austriaco y por la unificación de Italia.

Bibliografía:

http://es.wikipedia.org/wiki/Giuseppe_Garibaldi
http://www.cablenet.com.ni/curiosidades/biografias/garibaldi.html
http://www.viajeros.com/article353.html+giuseppe+garibaldi&hl=es&gl=ve&ct=clnk&cd=5
http://www.reformation.org/garibaldi.html
http://www.nndb.com/people/150/000089880/
http://www.e-portalsur.com.ar/cultura/garibaldi.htm
http://www.e-portalsur.com.ar/cultura/garibaldi.htm
http://pt.wikipedia.org/wiki/Giuseppe_Garibaldi
http://en.wikipedia.org/wiki/Giuseppe_Garibaldi
http://www.mmoya.com/america/titulos/garibaldi/datos3.html
http://rootsweb.com/~domwgw/italianosamerica.htm
http://educaterra.terra.com.br/voltaire/mundo/2003/01/28/001.htm
http://giuseppe-garibaldi.biography.ms/

<indietro