<indietro

 

Magaly Salazar Sanabria
Levar Fuegos y Sietes

 

Llegó el rocío
y comenzó la provocación azul en las petunias.
Después el agua corrió mansa entre los árboles
y el flujo se apeó ante el ribazo
que completó la cima.

La claridad de la sabiduría se adentró en ella
y se volvió reflejo
por eso, sonorizó la presencia del pájaro
encima de los mangles
y prestó liquidez a las vocales.

Cuando abrí, al fin mis ojos
para resolver su nombradía,
mucho antes, presentía sus voces
y su espíritu que izaba las cayenas.
Y trasegó tanta vehemente provisión entre dos fuentes
cuando dispuso el Orinoco
y él se desparramó como esposo por dentro
y como amante de la flor de bora.

El agua, entretanto, coqueteó
con lo etéreo del fuego
y también con el aire,
mientras se enamoraba de la tierra.

De ella nacieron, los delfines y Paraguachoa,
"el punto del navegante", los corales y limos
y las tormentas que azotan los barcos
donde duermen las fatigas del mar.



Magaly Salazar Sanabria
Levar Fuegos y Sietes
Fu rugiada
E provocazione azzurra di petunie.
Poi acqua corrente docile fra gl'alberi
Finché l'onda frenò davanti all'argine,
Che ne arrestò la cresta.

La penetrò chiarità di saggezza
Che si trasformò in riflesso
Perciò, sonorizzò la presenza d'uccelli
sulle mangrovie
e prestò liquidità alle vocali.

Quando finalmente aprii gli occhi
Per dar nuova dimensione alla sua fama,
Molto prima, presentivo le sue voci
Ed il suo spirito che issava pepe di caienna.
E travasò tanta ardente provvista tra due conche
quando predispose l'Orinoco
e lui si versò dentro come sposo
e come amante del fiore di bora.

L'acqua, intanto, civettò
Con l'etereo del fuoco e pure con l'aria,
Mentre si invaghiva della terra.

Da lei nacquero i delfini e Paraguachoa,
"il punto del navigante", i coralli ed i limi
e le tormente che squassano le navi
dove dormono le fatiche del mare.

<indietro